El locutor comercial

El locutor comercial es también un locutor profesional que se dedica a trabajar con su voz, dando vida a personajes, recreando situaciones o comunicando las bondades de diversos productos y servicios.

Un día de trabajo normal para un buen locutor comercial representa acudir en promedio de 2 a 3 llamados al día. Un “llamado” es cuando una agencia o un estudio de grabación contactan al locutor comercial para establecer una cita de trabajo en una fecha y hora determinada.

Por lo general las actividades de trabajo de un buen locutor comercial son distintas a las de una persona con un empleo “normal” de 9 a 5. Puedes evitar fácilmente las horas pico de tu localidad, visitar un par de estudios en la mañana y al mediodía hasta te puedes dar el lujo de visitar tu cafetería favorita para disfrutar de un buen Latte. Con un poco de suerte puedes dar por concluido tu día de trabajo a eso de las 3 de la tarde.

Por otro lado la labor de promoción de su persona/negocio debe ser continua. Las relaciones públicas son un aspecto muy importante de su profesión.

El proceso de entrenamiento para llegar a ser un buen locutor comercial es distinto al de un locutor de radio. El locutor de radio se enfoca en desarrollar dos habilidades principales:

1 La improvisación.

Hace muchos años todo lo que se transmitía desde una cabina de radio era redactado previamente. Las noticias, menciones comerciales, la forma de presentar una canción, informar la hora, la identificación de la estación etc., sobre todo en las estaciones de FM. En aquel entonces había poco espacio para la improvisación.

Hoy en día el locutor de radio trabaja en un ambiente más dinámico donde la audiencia demanda mucha más información. Debido a ello el locutor de radio debe estar preparado para improvisar buena parte del contenido de su programa; desde ejecutar una promoción de última hora hasta entrevistar a un artista, cliente, político o radioescucha.

2 Establecer un vínculo con el radioescucha.

El locutor de radio a través de su labor cotidiana es capaz de crear una relación íntima con sus radioescuchas. Su personalidad, su forma de hablar, el tono y el timbre de su voz son sus herramientas para establecer un vínculo o empatía con su audiencia. Dependiendo de la calidad de esta relación el locutor de radio puede adquirir gran notoriedad, reconocimiento y prestigio dentro de su mercado.

Al hacer su trabajo el locutor de radio se enfoca principalmente en mantener un buen ritmo y una buena dicción.

Mientras tanto, un locutor comercial en el aspecto laboral es más bien un prestador de servicios independiente. Las dos principales habilidades que debe desarrollar son:

1 Interpretación.

El locutor comercial tiene una preparación para interpretar un personaje o una determinada situación ante el micrófono. Su entrenamiento puede tener un contexto teatral o similar, como el doblaje, en el que se explora toda la gama de emociones por las que atravesamos los seres humanos. Con el tiempo desarrolla su intuición para encontrar la forma idónea de interpretar un guion. Aunque siempre habrá directores y ejecutivos que deseen dirigir su trabajo.

2 Establecer un vínculo con sus clientes.

El locutor comercial no debe preocuparse por mantener contenta a una audiencia pero sí por mantener y desarrollar una activa cartera de clientes. La promoción constante y la búsqueda de nuevas oportunidades ocupan buena parte de su tiempo productivo.

Gracias a la Internet, el locutor comercial ahora puede ofrecer sus servicios a nivel local, nacional o mundial con el mismo esfuerzo. La desventaja es que la red se ha visto inundada por locutores amateurs que prácticamente están dispuestos a regalar su trabajo. Sin embargo, las agencias y los clientes de renombre que buscan a un locutor comercial competente, saben que sus honorarios son proporcionales a su profesionalismo, experiencia y prestigio.

El enfoque del locutor comercial

Al realizar su trabajo el locutor comercial (a diferencia del locutor de radio) se enfoca principalmente en las intenciones o emociones que deben cobrar vida en un guion. De tal suerte que si ambos llegaran a grabar el mismo spot comercial, éste se escucharía completamente diferente por obvias razones, más allá del estilo particular de cada quien y su tono de voz.

La mayoría de los locutores comerciales principiantes se preguntan si de verdad alguien podría vivir puramente de esta actividad. La respuesta es: sí. Pero las cosas no suceden de la noche a la mañana. Alcanzar un buen nivel de competencia lleva tiempo y las oportunidades de trabajar con marcas importantes no crecen en los árboles. Pero esto no debería ser desalentador, pues lo mismo ocurre en todas las profesiones. Un dentista al inaugurar su consultorio no esperará que al día siguiente haya una larga fila de pacientes (clientes) esperando recibir sus servicios. Un abogado recién egresado de la universidad tampoco encontrará su primer cliente a la vuelta de la esquina.

Creo que los elementos clave para todos son la perseverancia, la preparación y la pasión por lo que se hace. Si tú no crees que tu profesión es la mejor profesión del mundo, tal vez valdría la pena replantearte tu futuro. ¿Qué es algo que te gustaría hacer el resto de tu vida aunque lo tuvieras que hacer gratuitamente?

“Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante”. – Paulo Coelho.

¿Necesitas una locución comercial en menos de 24 horas?

Contáctanos