locución profesional

¿Qué son los niveles de competencia en la locución profesional?

Podemos decir que al hablar de los niveles de competencia ya sea en la locución profesional, o dentro de cualquier actividad o profesión nos referimos al conjunto de conocimientos, habilidades y capacidades que demuestra una persona en el terreno práctico. La complejidad de las capacidades demostradas nos permite identificar por lo menos tres niveles de competencia: básico, medio y avanzado.

Los niveles de competencia nos ayudan a establecer una pauta para el análisis de los resultados alcanzados en cierta actividad.

Más allá de estos 3 niveles de competencia, el día de hoy te quiero compartir la visión de estos niveles que uno de mis maestros me enseñó. Aunque en un contexto distinto, también aplican muy bien en la locución profesional y son los siguientes:

1.- Incompetente inconsciente.
2.- Incompetente consciente.
3.- Competente consciente.
4.- Competente inconsciente.

Sé que en nuestra cultura el término “incompetente” suele usarse de forma despectiva. Por ese motivo quiero dejar en claro que en este artículo sólo usaré esta palabra para referirme a alguien que carece, o está en proceso de desarrollar ciertas habilidades.

1. Primero tenemos al Incompetente inconsciente.

Si piensas que lo único que necesitas para hacer dinero en la locución profesional es tener una buena voz estás equivocado. Si en este momento no estás consiente de que requieres cierta habilidad y técnica para realizar una locución comercial correctamente, entonces puedes considerarte en el primer nivel de aprendizaje.

Desarrollar tu propio estilo de locución comercial requiere tiempo, compromiso, entendimiento, habilidades de interpretación, control de la respiración y técnicas de voz.

Por lo general el incompetente inconsciente “no sabe que no sabe”. Cuando se le solicita una interpretación específica, seguramente hará su mejor esfuerzo pero los resultados de su actuación dejarán mucho que desear. Él puede llegar a creer que lo hizo bien, sin embargo encontrará poco trabajo ya que siempre se quedará corto en cuanto a la entrega de los resultados esperados.

Permanecer demasiado tiempo en este nivel de competencia es lo peor que te puede pasar. Salir a buscar oportunidades de trabajo en este nivel no es una buena idea, ya que muchos productores no te brindarán una segunda o tercera oportunidad. Serás etiquetado como un locutor “amateur” y quitarte esa etiqueta de encima puede llegar a ser muy difícil.

El ritmo en el que se trabaja en el mundo de la producción comercial suele ser vertiginoso. Se entiende que quienes están en un bajo nivel de competencia naturalmente tardarán más tiempo en llegar al resultado final deseado. Esto no siempre es bien visto por la mayoría de productores y directores de castings quienes saben que “el tiempo es dinero”. Cuando existe cierto nivel de profesionalismo, se espera que todos hagan bien su trabajo en un tiempo récord.

2. Luego está el incompetente consciente.

Es fácil avanzar del nivel uno al nivel dos. Aquí es donde desarrollas la capacidad de detectar tus propios errores, pero aún no sabes exactamente qué hacer para corregirlos. Pero por lo menos “sabes que no sabes” y eso ya es ganancia. Aquí es donde la palabra PRÁCTICA entra en escena. Existen un sinnúmero de ejercicios que puedes practicar para mejorar en todos los aspectos de la locución profesional. Manejo de la respiración, entonación, velocidad, dicción etc. Si practicas constantemente, escuchas con detenimiento tus grabaciones, haces un auto-análisis de tu trabajo y tratas de corregir poco a poco, no tendrás problema en llegar rápidamente al nivel 3. Mientras tanto en este nivel de competencia lo mejor que puedes hacer es conseguir un mentor o coach por cuatro motivos importantísimos.

Primero: un coach experimentado sabrá guiarte en el camino correcto.

Segundo: ahorrarás mucho tiempo tratando de desarrollar un estilo que funcione para ti.

Tercero: evitará que a lo largo del camino adquieras costumbres o vicios que pueden ser perjudiciales. Al principio tratamos de imitar a los locutores que admiramos o que creemos que son competentes. Esta no es una buena práctica para una carrera a largo plazo.

Y cuarto: un buen coach te dará consejos importantes sobre la forma en que puedes evitar cometer errores de principiante. Al evitarlos podrás incursionar en el mundo de la locución profesional con el pie derecho.

3.- El competente consciente.

Este nivel tiene la curva de aprendizaje más larga. Es decir, pasarás más tiempo para poder salir de este nivel si llegas a caer en tu zona de confort. En este nivel ya adquiriste experiencias que te dan mucha confianza y el fruto de tu esfuerzo es palpable.

En este nivel puedes considerar tomar algunas clases de actuación y oratoria. Con ello adquirirás nuevas habilidades de comunicación que enriquecerán tu “caja de herramientas”. Lo mejor que puedes hacer es no caer en una zona de confort. En este nivel de competencia tendrás ya cierto dominio de un estilo que puedes manejar de forma eficiente y al mismo tiempo estarás consciente de cuáles son tus limitaciones.

4.- Por último tenemos al competente inconsciente.

Este es el nivel al que todos aspiramos llegar. Al igual que un jugador profesional de tenis no se detiene a pensar si hará un swing de derecha o izquierda para regresar la pelota, el competente inconsciente al analizar un guion, sabe de forma instintiva qué es lo que debe hacer para obtener el resultado esperado. En este nivel el locutor tiene plena confianza en sí mismo gracias a su experiencia y desarrollo de habilidades. Las palabras y las intenciones surgen de una forma natural, sutil y sin esfuerzo.

Aquí encontramos tanto a aquellos locutores profesionales que han labrado una carrera con base en la dedicación y el esfuerzo, y a aquellos que simplemente nacieron con el don de una voz grandiosa y un talento para decir lo que sea y conectar con una audiencia de forma inmediata. Sin implicar que unos tengan más mérito que otros, obviamente.

La mayoría de los locutores profesionales nunca llegan al cuarto nivel de competencia. Pero cabe decir que en el nivel tres la remuneración económica que obtienen es muy buena. Aunque, si ya que estamos en esto ¿por qué detenernos? El locutor que llega al nivel cuatro obtiene lo mejor que el mundo de la locución profesional le puede ofrecer. La realización profesional, el crecimiento, el prestigio y una excelente remuneración económica.

Para llegar a este nivel de competencia hay que tener paciencia, se requiere de arduo trabajo y esfuerzo. La genialidad no surge de la noche a la mañana. Así que estudia, practica y disfruta de tu trabajo. Al aprender una nueva habilidad la perseverancia es la clave del éxito.

Recomendaciones finales.

En resumen, ten en mente que si el ganar dinero es tu principal motivación para entrar al mundo de la locución profesional, aunque es válida, es muy probable que no te lleve muy lejos. La vida está llena de altibajos y en el desarrollo profesional siempre encontraremos obstáculos y tropiezos desalentadores. Es por ello que debemos amar lo que hacemos para sobreponernos a las caídas y seguir adelante con paso firme. Muchos fracasos tienen como base la falta de pasión y el abandono prematuro de los sueños.