el locutor de radio

Para ser un locutor de radio en cuanto a un documento, certificación o “licencia”, hasta principios de este año era un requisito contar con el Certificado de Aptitud como Locutor que expedía la Secretaría de Educación Pública por conducto de la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE).

La acreditación del locutor de radio

El lunes 8 de febrero de 2016 se publicó en El Diario Oficial de la Federación un Decreto para la reforma de diversas disposiciones del Reglamento Interior de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En dicho decreto, se derogó la atribución de la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE) para: “Expedir licencias de locutores, cronistas y comentaristas de la radio y televisión”.

Hasta antes de esta reforma, la Ley Federal de Radio y Televisión en su Título Cuarto, Capítulo Quinto, artículo 84, establecía que: “en las transmisiones de las radiodifusoras solamente podrán laborar los locutores que cuenten con certificado de aptitud”.

Para obtener El Certificado de Aptitud como locutor era necesario aprobar una serie de exámenes que comprendían las siguientes áreas:

  • Examen de conocimientos generales que incluía las materias de historia, geografía, política, literatura y arte entre otras.
  • Conocimiento de la Ley Federal de Radio y Televisión.
  • Pronunciación de palabras extranjeras (Inglés, Francés, Italiano).
  • Examen de cabina (Lectura de noticias, Locución comercial e Improvisación).

El certificado se expedía bajo dos categorías:

A: Para aquellos aspirantes que contaran con estudios de preparatoria terminada.
B: Para los aspirantes que contaran con estudios de secundaria terminada.

Con esta nueva reforma se abre la posibilidad a que cualquier persona pueda incursionar en los medios de comunicación independientemente de su preparación académica.

¿Con esta medida escucharemos en la radio a locutores menos preparados?

En teoría, sí.

En la práctica, las empresas radiodifusoras deberán proponer y mantener sus propios estándares de calidad para sus transmisiones. Asimismo establecer los requisitos para la ocupación de las plazas de locutor con base en dichos estándares.

Por otro lado, esto también abre la posibilidad a que personas bien preparadas puedan trabajar en la radio de forma ocasional sin necesitar el Certificado de Aptitud Como Locutor.

¿Por dónde empezar?

Si te interesa formar parte de la industria, aquí te ofrecemos un panorama general que te servirá de guía.

La preparación

Si bien un locutor de radio debe tener dominio de muchos temas, es imposible que sea un experto en todos. Por lo que el locutor de radio, como en muchas otras profesiones requiere de especialización.

La preparación o especialización de un locutor de radio se da con base a sus intereses particulares. Si te gusta la música o los deportes, es lógico que conducir un programa de esta naturaleza te venga bien.

En nuestro país no existen muchas escuelas donde se especialicen en la formación del locutor de radio. Por lo que debes hacer una labor de investigación en tu localidad para tratar de ubicarlas. Existen maestros independientes que también se dedican a dar cursos, talleres y seminarios relacionados con la industria.

El campo laboral y el sindicato

En México los trabajadores de la industria de la radio y televisión, así como las empresas concesionadas están regidos por el Contrato Ley de la Industria de la Radio y Televisión. Este contrato establece un vínculo laboral con el Sindicato de la Radio y Televisión (STIRT) y las empresas radiodifusoras.

Todas las personas que laboran en una radiodifusora, excepto aquellas que se denominan “Empleados de Confianza”, pertenecen al STIRT. Locutores, operadores, empleados de intendencia, continuistas, secretarias etc. deben contar con una “plaza de trabajo” afiliada al sindicato.

El proceso

Un aspirante a convertirse en locutor de radio, debe primero acudir a las oficinas de su localidad del STIRT para solicitar su afiliación y posteriormente solicitar una plaza de trabajo. El sindicato se encarga de hacer una evaluación previa del candidato para saber si cuenta con las aptitudes necesarias para desempeñarse como locutor de radio. Una vez comprobadas sus competencias, es enviado a una o varias estaciones para hacer prácticas y de ser aceptado, incorporarse a las actividades diarias de una emisora.

Otra vía

Hay un camino para ser parte de esta industria sin tener que ingresar por la vía sindical. El interesado debe presentarse directamente en las oficinas de una radiodifusora para solicitar empleo. Si eliges este camino la mayoría de las veces encontrarás resistencia ya que esto se sale del “sistema establecido”.

Esta opción no es recomendable para personas sin experiencia laboral previa en medios. Porque lo primero que harán será tratar de canalizarlas por medio del sindicato.

Esta vía es para aquellos que ya cuentan con experiencia comprobada en ciertas áreas y que cuentan con la capacidad de “ofrecer más” que un locutor de radio promedio. Por ejemplo, quienes encabezan los noticieros principales en las estaciones de radio suelen entrar en la categoría de “empleados de confianza”. Esto ocurre porque las empresas radiodifusoras suelen definir su propia “línea editorial” para abordar temas delicados que tienen que ver principalmente con política y gobierno.

Un locutor de radio con vasta experiencia en la producción de programas y formatos radiofónicos encontrará mucha menor resistencia para ser contratado debido a las habilidades adicionales que ha desarrollado a lo largo de su carrera.

Aquí una breve lista de formatos radiofónicos en nuestro país.

  • Noticieros y programas especializados (ejemplo: Imagen, Radiofórmula, Radiored etc.)
  • Musical romántico (Amor)
  • Musica juvenil (Radio Disney, Exa)
  • Musical grupero (Ke buena, La Z, Sabrosita, Invasora etc.)

Internet

Es un hecho que el internet llegó para quedarse. Este medio de comunicación nos permite hoy en día experimentar muchas formas de comunicación que antes no se encontraban al alcance de todos. La llamada Radio en Internet, es una plataforma de streaming que lleva una señal de audio en vivo o previamente grabada a todos los rincones del planeta.

La radio que se hace exclusivamente para su transmisión en internet, aunque no es RADIO precisamente, goza de gran popularidad y apertura por el hecho de que no está regulada de la misma forma que los medios de comunicación tradicionales.

Basta una PC, una conexión a internet y un micrófono para subir una señal y comunicarse con el mundo.

YouTube ha tenido su propio impacto. Esta plataforma les ha permitido a miles de jóvenes crear su propio canal donde pueden comunicar sus intereses particulares y por medio de ello ganar enormes audiencias.

La mayoría de los “YouTubers” no cuentan con ningún tipo de formación. Sólo cuentan con el deseo y el entusiasmo de comunicar. Sin embargo gozan de una popularidad que supera a cualquier locutor de radio de una localidad mediana.

La libertad de la Internet se deriva en una gran capacidad para experimentar y desarrollar la creatividad. No hay esquemas predefinidos ni ideas rígidas sobre “cómo hacer las cosas”. Esto le da una frescura imprescindible que satisface las necesidades y exigencias de las audiencias actuales.

Sin embargo, “online” u “offline” el reto sigue siendo el mismo. Producir contenidos de calidad que respondan a los intereses e inquietudes de las personas.

Independientemente del formato que se elija, un locutor de radio es ante todo un profesional del micrófono. Posee una gran necesidad de comunicar, y al hacerlo trata de servir y contribuir a la sociedad.

No te pierdas: El Locutor Profesional